6/3/13

Hugo Chávez, in memoriam

Los caudillos me enervan, Hugo Chávez también. Creo que se puede llevar la justicia social y la redistribución de la riqueza hasta su óptimo sin necesidad de convertir la política en un show, o confundir el paternalismo y el autoritarismo con la capacidad de cambiar las cosas. No creo que haya que llorarlos como los viudos.

Los superhéroes de la democracia también me enervan. Que los mismos que ha saqueado sin pudor la riqueza de Venezuela durante décadas, amparando la corrupción y el autoritarismo criminal, se presenten ahora como víctimas del chavismo y campeones de la libertad, resulta de un cinismo pasmoso.

Que Hugo Chávez es el gobernante que más ha hecho en la historia de Venezuela por el bienestar de la mayoría de sus habitantes es un hecho. Que sus gobiernos han hecho más que ningún otro por un reparto más justo de la riqueza y la extensión universal de bienes básicos como la educación o la sanidad, es otro hecho.

Ningún otro gobernante hizo más por la dignidad y los derechos de los más desfavorecidos en su país. Nadie antes en enfrentó con tanta determinación a las élites que ha sangrando el país durante décadas.

Pero igualmente es un hecho que acabó mezclando su personaje y sus deseos con la democracia venezolana, el interés nacional y las aspiraciones de justicia y libertad de sus ciudadanos.

Si no hubiera sido excesivo, caudillista y torrencial, seguramente sus enemigos le habría devorado. De hecho, casi lo consiguen. El discurso postcolonial que ha caricaturizado al Chavismo desde las visiones europeas y norteamericanas tampoco ha ayudado mucho, o más bien nada. Pero eso no es excusa. Todos los males de la democracia solo pueden curarse con más democracia.

6 comentarios:

  1. Según el señor Losada "Ningún otro gobernante hizo más por la dignidad y los derechos de los más desfavorecidos en su país" que Chaves. No me extraña, contó con la ayuda de Jorge Vestrynge.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6.3.13

    Vale Antón,buen post.

    ResponderEliminar
  3. ANTONIO MARCOS RUBIO6.3.13

    Vaya por delante mi más sentida condolencia por una persona que ante todo fue eso una persona. Pero hoy es el día más indicado para hablar de él, tanto de lo bueno como de lo malo. La historia lo pondrá donde se merece... Su antiespañolismo rayaba en FOBIA y eso a mi me producía hurticaria. No se que narices le hizo España a Venezuela, más que ponerla en el mapa de las grandes naciones del mundo y darle cultura, terreno para echarle a los marranos, historia, raices, ciudades, un a administración, etc. etc., etc.... De brabucones está el mundo lleno y tal cual se expone en este artículo así era Chavez efectivamente. Se mostró siempre como un indigenista fundamentalista y solo veía a España como un ente mostruoso e imperialista. Ha hecho ostentacón de querer hacer lo mismo que tanto ha criticado, es decir alzar a Venezuela a claves de IMPERIO tratando de aglutinar en torno a ella a un grupo de naciones revolucionarias que harían del mundo futuro la gran panacea; y claro eso nunca será ya que iría en contra de su propia doctrina. Siempre habló mas que hizo y fue más egoista que iberoamericano. Cuando hablaba solo lo hacia en nombre propio bolivariano y todos los demás iberoamericanos eran malos por naturaleza. Engendró odio y separación y al final muere sin dejar gran huella. Trató a todo el mundo como si fueran niñoz malos y su verbo enredaba más que unía. Parecía no darse cuenta del daño que hacía y no respeteba a nadie en el uso de la palabra; se erigía en el centro de las reuniones y no caia gracioso a nadie. Creia ser simpático y sus gracias solo le hacian gracias a sus seguidores más fundamentalistas. Se propuso liderar un proceso de unión de naciones basadas en parámetros indigenistas excluyendo a todas las demás fuerzas. Solo era caudillo de una parte y visceral enemigo de los que no pensaban como él. No obstante nunca me calló mal del todo, por cuanto se enfrentaba a las malas prácticas de los USA (siempre ninguneando al mundo hispano). Para mí hablaba demasiado creyéndose el ombligo del mundo iberoamericano. Nadie lo promulgó de lider y él solo se autonombró heredero del mundo de BOLIVAR, precisamente aquel que siempre mandó a los indigenas a tomar viento fresco. Creo que deja un camino lleno de piedras y muchos obstáculos, amparándose en el petroleo cree que hará resucitar EL GRAN PENSAMIENTO DE LA UNION IBEROAMERICANA; pero parecía ENCABEZONADO en liquidarlo al mismo tiempo y nivel con el que quería construirlo. En fin para mi más sombras que luces. Pero, con todo y con eso, descanse en paz. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6.3.13

    A mi me costó mucho comprender el populismo de Chávez: Esos programas de tv, esas declaraciones extemporáneas, ese ''exprópiese'' caprichoso y esa mezcla irracional de lo religioso y lo político...
    Hoy - relativamente poco después de la caída del bloque soviético- y vista la impúdica y salvaje escabechina del capital sobre los habitantes de la tierra, creo en Chávez y le reverencio a él y a cualquiera que tome su relevo. Se acabaron los remilgos democráticos porque con esa historia nos están dando por todas partes. Si la izquierda se dejó arrebatar el discurso de la libertad, ahí queda la justicia y la igualdad que brillan por su ausencia.

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué no nos callamos? http://histericapeninsula.blogspot.com.es/2013/03/por-que-no-nos-callamos.html

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12.4.13

    Totalmente de acuerdo, Antón.

    ResponderEliminar